Tags

, , , , ,

Jorge Carrión escribe artículos para The New York Times, Jot Down, El País o La Vanguardia, entre otros. Nació en Tarragona en 1976. Es doctor en humanidades por la universidad Pompeu Fabra de Barcelona y coodirector del máster en creación literaria de la UPF BSM. Ha residido mayormente en Barcelona, viviendo no obstante en Buenos Aires y recorriendo Latinoamérica. Descubriendo así la prensa de países como Chile, Uruguay o Brasil. E impartió clases en la universidad de Chicago.

De vuelta a España comienza a descubrir varias series de televisión, llamando especialmente su atención Los Soprano. Y se sumerge en novelas gráficas como Watchmen. Será entonces cuando su mirada como escritor y apasionado de las series transforman su obra para siempre.

Carrión ha experimentado con todo tipo de géneros. Defiende el factor humano frente a los algoritmos de gigantes como Amazon. Fue profesor de ajedrez y árbitro de baloncesto, predica el valor de la lectura. Entre los jóvenes y no tan jóvenes. Y comparte su gran amor por las librerías.

En la actualidad continúa presentando su obra Contra Amazon, en la que cuestiona las políticas de la multinacional. 

¿Dónde encuentra un escritor su voz?

Supongo que la pregunta no és tanto dónde como cúando, porque es un proceso que se alarga en el tiempo. La voz, el estilo y el género de todo escritor es una combinación, una fórmula, de diversos referentes, que va modulando en esas diez mil horas de práctica que dicen que necesita cualquier artesanía.

Hace algunos años asistí a un evento sobre inteligencia artificial y su aplicación en obtener ventas y conocer al consumidor.  

¿Qué sentido tiene crear un algoritmo que nos evite la inimitable pulsión al elegir un libro de un estante? 

Nos encontramos en el camino de la inteligencia artificial, que va a ir afectando a todas las parcelas, también a la de la cultura. Para muchos, como yo, los algoritmos no intervienen directamente en nuestra relación con los libros. Pero, en cambio, sí lo hacen en nuestra relación con las series, a través de plataformas como Amazon. La gestión algorítmica se va a ir imponiendo. Y cada uno tendrá que pactar personalmente con ella.

Los libros y las flores se parecen: son preciosos, se pueden regalar, hacen compañía…

Decía Cicerón, “Si tienes una biblioteca con jardín, lo tienes todo”.

En librerías de todo el mundo existe cada vez más una integración entre cultura y naturaleza.

Estuve en una librería que era a la vez una tienda de plantas en Tokio y, en efecto, creo que es un tipo de simbiosis muy adecuada para ambos negocios. Los libros y las flores se parecen: son preciosos, se pueden regalar, hacen compañía…

Estamos a las puertas de una vuelta a la visión clásica y renacentista del cosmos, de un nuevo humanismo?

No creo, más bien de un posthumanismo, en que la máquina cada vez esté más integrada en nuestra visión del mundo.

La cultura no puede desaparecer porque todo es cultura.

Desde el comienzo de los tiempos ha existido esa idea de que la cultura, el conocimiento, corren peligro. Sin embargo ha sobrevivido a caídas de imperios, a la persecución, la humillación y la burla.

¿Por qué cabe pensar que Internet o esas grandes compañías podrían ser la excepción?

La cultura no puede desaparecer porque todo es cultura. Desaparecen unos códigos, unos lenguajes, y llegan otros. Desde el papiro o el pergamino hasta internet, no ha desaparecido nunca la lectura, sino que han cambiado los modos de leer.

Intento llevar el píxel a la novela. 

Existen referencias al cine y series de televisión en su obra.

¿En qué punto se entrelazan y van tomando forma?

En realidad Los muertos es, al mismo tiempo, una novela y una serie de televisión, gracias a la magia que solamente puede darse en la literatura, de modo que no, lo que uso no son tanto referencias como esencias, es decir, intento llevar el píxel a la novela.

En esa partida de ajedrez que reúne a Shakespeare y Cervantes, se difuminan géneros como el relato o el ensayo. Parece muy importante la ruptura en su obra. ¿Cierto?

En efecto, todos mis textos, que son muy distintos, confluyen en un concepto: el ensayo como laboratorio. Tanto mis novelas como mis crónicas son ensayísticas (y mis ensayos son narrativos).

Contrariamente a lo que parece haberse asentado en la sociedad. Esa idea de generaciones perdidas y una larga lista de carencias y culpables. Yo pienso que hay muchos lectores jóvenes, que son resistencia. Sin embargo.

¿Han premiado hasta ahora las sociedades la estupidez, la mediocridad y la incompetencia? ¿Qué futuro imagina?

El futuro es un holograma que, cada vez que llega, se reconfigura radicalmente. El ser humano siempre ha sido generoso y mezquino, brillante y estúpido, animal y ángel. Me temo que eso no va a cambiar.

Si te apasiona la lectura te invitamos a descubrir la obra de Jorge Carrión a través de sus libros o numerosos artículos. Podrá encontrar su obra en cualquier librería y sus artículos entrando en The New York times o El País, entre otros. 

Sea cual sea el lugar en el que hayas visto ésta entrevista queremos enviarte un gran abrazo y esperamos que hayas disfrutado.

Seguiremos creando contenido de este tipo esta cuarentena, por lo que te invitamos a seguirnos en nuestras redes para no perderte nada.

Twitter

 Facebook

Instagram

 Youtube