Archive | MEDIA RSS for this section

Entrevista a Rosario Sarmiento – Garcia Brothers – 2017 ©

Rosario Sarmiento es licenciada por la Universidad de Santiago. Experta en la creación y la gestión de colecciones, crítica de arte y asesora personal en la adquisición de obras, cuya experiencia profesional describe una trayectoria de más de treinta años. En su extensa trayectoria, ha colaborado con diversas instituciones. Entre ellas, la Academia de Bellas Artes de Galicia, Concello de A Coruña, Chillida- Leku, Fundación Caixa Galicia o el Museo Casa Natal Picasso.

¿Cuándo sintió por primera vez la llamada del arte y que significó con el tiempo este encuentro?

Empecé realmente muy joven, estudié en la facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Santiago. Y desde que acabé la carrera siempre me he dedicado al ámbito artístico, bien sea desde la docencia o ya, digamos de una forma más continuada, a la crítica de arte, la gestión cultural, comisariado de exposiciones. Es decir, siempre he estado vinculada al ámbito artístico prácticamente desde que acabé la carrera.

¿De entre todos los artistas que ha conocido piensa que existe uno o varios elementos presentes en todos ellos?

Bueno creo que es difícil generalizar, pero creo que toda la gente que se dedican a la creación, sea la creación plástica, sea la literatura, el cine, la música. Digamos cualquier ámbito creativo, evidentemente tiene no sé si una sensibilidad especial pero probablemente una manera diferente de ver el mundo, y de ver la existencia, probablemente.

El artista parece haberse desligado de crear para reyes, líderes o la misma iglesia. ¿Es ahora libre el artista?

Bueno yo creo que libres no somos ninguno. Nadie es libre. Y un artista tampoco es libre. Todos tenemos condicionamientos. En mayor o menor medida, dependiendo de las circunstancias vitales, de donde vivamos, de cómo vivamos, de quien dependamos. Pero libre nadie es libre. Por qué detrás está nuestra historia y por delante está nuestro futuro. Por lo cual yo creo que libre no somos nadie.

¿Existen aún los genios o ya sólo nos rendimos al pasado?

Creo que la genialidad o la no genialidad es algo que lo acaba definiendo la historia y el tiempo. El tiempo es al final el que acaba dando ese poso de ver lo que perdura y lo que no perdura, y la genialidad evidentemente está en relación con eso. Aunque ha habido artistas ya en vida como Picasso, Miguel Ángel, o muchos otros artistas que tuvieron la capacidad de ser visionarios o de adelantarse al futuro, que realmente eso es la genialidad.

Quizá podemos vislumbrar Surrealismo en El Bosco, Expresionismo en Velázquez ¿Es el arte anacrónico?

Creo que los artistas están influenciados por el momento histórico que les toca vivir. Pero la genialidad es precisamente esa visualización de lo que no les rodea. Y ahí los expresionistas evidentemente fueron visionarios. Y Velázquez o Goya tuvieron la genialidad de contarnos su visión de España, sobre todo en el caso de Goya, con una modernidad impresionante. Yo creo que esa es la genialidad del artista, esa modernidad, esa capacidad de tener esa visión del futuro. Más que anacrónico yo diría que son geniales.

¿Hacia dónde piensa que se dirige el arte en el próximo siglo?

Es muy difícil, pero evidentemente, ya no en los próximos siglos, en el el siglo que estamos viviendo, la historia está cambiando, el mundo y la sociedad está cambiando muy rápidamente, al final la economía nos marca el mundo en el que estamos viviendo y al final estamos viviendo una revolución tecnológica, 4.0, 5.0.

Evidentemente la vida va a ser muy diferente, y eso marcará digamos las herramientas con las que los artistas trabajarán. No la capacidad de crear si no las herramientas con las que trabajen.

¿Cómo ha influido la tecnología en el arte?

Bueno yo creo que la Tecnología es una herramienta.  Como en su momento pudo ser el hacha o pudo ser las cámaras. Es decir, para hacer fotografía necesitas cámara y cuanto más tecnología mejor si es para lo que tu las necesitas utilizar, pero si no tienes capacidad de crear, una herramienta no vale para nada.

¿Hay una relación entre las figuras que se mantienen a contracorriente y su pasaporte a la historia?

No creo que vayan contracorriente. Creo que tienen la capacidad. En el caso concreto de Goya, probablemente sus obras más interesantes son sus pinturas de La Quinta del Sordo, la serie negra o incluso sus series de grabados. Estoy pensando por ejemplo en los desastres de la guerra. Es decir, que su modernidad es precisamente, tener esa capacidad de ver en la guerra no el aspecto heroico ni digamos esa pompa y boato que hasta entonces transmitía todo lo que era la pintura de guerra. Si no ir más allá. Que la guerra al fin y al cabo es un desastre, y es un sufrimiento y es un dolor tremendo, y al final no hay vencedores ni vencidos si no que es un desastre total.

Entonces esa capacidad, esa visión, y tener esa forma de verlo y su genialidad y su capacidad de plasmarlo es lo que hace que él forme parte de la historia. Es decir, yo no creo que vayan a contracorriente. Creo que, si esa capacidad y esa modernidad ha sido contracorriente puede ser, pero yo no lo llamaría ir contracorriente. Ellos han sido capaces, esos artistas, como fue Picasso, de dejar ese poso en la historia, de tener esa visión, esa lucidez para hacerlo de esa manera.

Y para terminar, para los jóvenes artistas que están empezando. ¿Algún consejo?

Yo creo que cualquier persona que está trabajando, que está iniciando su trayectoria y su vida profesional. Yo recomendaría primero “hay que trabajar”. Eso es fundamental, hay que estar en el mundo en el que estás viviendo, tener información. Y luego hay que tener capacidad de reflexión sobre lo que uno quiere hacer y cómo lo quiere hacer. Creo que eso es importante, intentar no dejarse llevar por las modas, yo creo que a veces hay miedo a plantear o hacer lo que uno cree que tiene que hacer pero sólo cuando uno confía en si mismo, en su trabajo triunfa. Es decir, si no es capaz de tener sus propias líneas personales, de trabajar lo que uno cree fielmente es muy difícil que triunfe.

Agradecimentos a Rosario Sarmiento.

Manténgase al día sobre las últimas noticias a través de nuestro sitio web.

Únete a nosotros:

Twitter

 Facebook

Instagram

 Youtube

Advertisements

Hajo Seppelt will appear in the new documentary by Garcia brothers about doping.

After the cinema debut with the short film “Waves”, which will see the light in 2018 and currently tours festivals around the world, Garcia Brothers will be released in the documentary genre. 

Although the title is still provisional, it is believed that it will be called “David against Goliath”. And the theme will be developed around doping in sport, which will appear numerous figures of the fight against doping around the world. Like the journalist Hajo Seppelt.

Stay up to date on breaking news through our website.

Join Us on:

Twitter

 Facebook

Instagram

 Youtube

 

Entrevista a Pascal Gaigne – Garcia Brothers – 2017 ©


Pascal Gaigne es un polifacético compositor de música para concierto y música para cine, autor de la banda sonora de películas como “El olivo”, “Loreak”, “Azuloscurocasinegro” o “Gordos”, entre muchas otras. Nacido en Francia, reside actualmente en España y ha sido galardonado en numerosas ocasiones, incluyendo tres nominaciones a los premios Goya.

La primera pregunta, a modo de introducción, ¿cómo fueron tus inicios en la música?

Curiosamente no fue muy académico porque fue a través de un profesor de la escuela, un profesor de música, asignatura que ahora la quieren quitar. Me dijo que tenía facilidad para la música y que, por favor, estudiase algo. Al principio fui un poco autodidacta y con catorce o quince años ya empecé a dar conciertos como semiprofesional. Al acabar mis estudios decidí ir a una universidad de música. Al final acabé estudiando algo más tarde pero ya estaba formado como músico profesional cobrando para conciertos. 

Y, ¿cuándo te diste cuenta que querías componer música para cine?

No, esto es una casualidad absoluta, yo nunca he querido hacer música para cine, yo quería hacer composición pura y dura, pero ya tenía una edad y tenía que buscarme la vida y empecé tocar con grupos, con cantantes, todo lo que aparecía por ahí, pero con el objetivo de dedicarme a la composición de música. Y fue a través de un amigo de una amiga cantante que le propusieron hacer una banda sonora para una película de otra amiga, para ver si podía ayudar. Lo hice como un trabajo sin pensar que iba a seguir componiendo bandas sonoras y, a parte, que yo no tenía ni idea de cómo hacer una banda sonora, me gustaba mucho, pero nunca había estudiado cómo hacer una banda sonora. Y me llamaron para otra, otra y otra, y hasta hoy donde casi hago esto como actividad principal. En resumen, es totalmente casual, nunca lo he pensado.

¿Prefieres componer música para concierto o música para cine?

Hombre, en general, las dos cosas. La música de cine está muy bien y te permite muchas cosas pero no tienes la libertad absoluta de la música para concierto donde escribes absolutamente lo que quieres sin nadie que te controle si esto va bien o mal. Son dos mundos diferentes. La música de concierto es un ejercicio de libertad total y de inspiración cien por cien tuya. La música en el cine obedece a otras cosas, no tiene una única función. Teniendo en cuenta lo visual ya cambia totalmente la función de la música, por lo tanto es otra manera de trabajar. Poco a poco he descubierto que casi no tiene nada que ver una cosa con la otra, la aproximación al trabajo es muy diferente, aunque la técnica básica es la misma: armonía, composición, análisis. Pero la forma de trabajar y de inspirarse es muy diferente.

A la hora de empezar a escribir la banda sonora de una película, ¿sigues algunas pautas? ¿Cuáles son tus pasos iniciales?

Es un terreno un poco complicado, yo tengo la suerte de tener bastante facilidad pero esto no quita el hecho de que hay que probar. A veces tienes ideas rápidamente, en otras ocasiones tienes que buscar y dedicarle más tiempo. Es un proceso muy intuitivo y, al mismo tiempo, hay que reflexionar mucho sobre la estrategia que vas a cumplir con la música y en cada película es una estrategia diferente. ¿Por qué pongo ésa música? ¿Qué necesita la película? ¿Qué quiere el director? Antes de poner cualquier música hay que saber un poco lo que quiere el director porque, en el fondo, es como el capitán de un barco. En éste caso es un trabajo más de escuchar, entender e interpretar lo que te pide el director y, a partir de ahí, proponer. Ahora tenemos la gran facilidad de proponer maquetas de buena calidad, ideas o incluso, como he hecho con otros directores, escuchar música ajena a la tuya.

Normalmente empiezo a trabajar con el montaje, no me es fácil trabajar con el guión, aunque lo he hecho algunas veces pero no es más fácil. Prefiero trabajar cuando tengo ya la imagen, un pre-montaje para poder ver un poco el ritmo, el color, la cara de los actores. A partir de ahí componer lo que te sugiere o buscar de una manera directa o indirecta, escuchando otras músicas, probando nuevas cosas, hablando con el director. Es muy importante la relación con el director o con el montador para entender qué mundo estamos haciendo. Antes de componer, esto es lo más importante porque si no puedes ir en una dirección que no sirve para nada. Aunque, a parte de escuchar al director, también hay que proponerle algo que él no ha pensado también, no es solo obedecer porque entonces sería un trabajo de artesanía.

En una película, ¿Cuánta libertad tiene un compositor a la hora de decidir qué música poner y dónde?

Esto depende mucho de cada película y del director. Hay directores que te dejan proponer casi el cien por cien, otros que no, otros que se atan mucho a las músicas que llevamos de referencia de otras películas que tienen una idea muy precisa y te piden inspirarte de esto, lo que no siempre es agradable, pero suele pasar.

Cada historia, cada película y cada corto es una historia a parte, eso es lo interesante de ésta profesión, cambia todo el tiempo pero no hay ninguna ley lógica. Depende de la personalidad de cada uno, puede ser un dialogo abierto.

¿Alguna vez te has sentido bloqueado, creativamente hablando? Y, si es así, ¿cómo afrontas ese bloqueo?

Si, si, si. Bloqueado, incluso en el sentido de estar a punto de renunciar. Pensar que no puedo hacerlo, no lo veo, no entender al director, ver que lo que me pide no me corresponde a mí…

No siempre, pero suele haber situaciones de crisis, de conflicto, de dudas, porque es un trabajo creativo, no sabes muy bien dónde vas y es muy difícil descodificar la mente de un director ya que no es fácil lo que dice o lo que quiere.

A la hora de componer, ¿te sientes más cómodo trabajando en algún género cinematográfico en concreto?

Me gusta un poco de todo. Sobretodo me gusta la variación, cambiar, no siempre hacer lo mismo. Si has empezado con alguna película, ha funcionado un poco y la gente te conoce por esa película te identifican inmediatamente a ése estilo. Por ejemplo, si empiezas con cine de terror tienes posibilidad de hacer cine de terror durante una gran parte de tu vida, o igual si empiezas con cine de autor. Lo interesante es tener retos diferentes, aunque hay cosas que hay que saber renunciar porque no te corresponden, un corto lo puedes intentar pero una película de peso si crees que no lo puedes hacer bien hay que saber renunciar. Es muy difícil pero hay que saber hacerlo, elegir un poco lo que quieres hacer.

Como compositor, ¿prefieres ser tú mismo el director de tus propias composiciones?

No, es otro oficio. Es un oficio que a mi no me gusta mucho, no me siento cómodo. Lo suelo hacer con un grupo reducido de músicos pero con una orquesta grande prefiero tener un director. Hay algunos que lo hacen muy bien, por ejemplo, Roque Baños es un buen compositor y muy buen director, Fernando Velazquez también. A ellos les gusta el hecho de dirigir la orquesta, a mi no.

¿Prefieres solamente la tarea de composición entonces?

Si, prefiero estar detrás, escuchar, dar opiniones y versiones, apoyo total. Pero el hecho de conducir una orquesta es un trabajo diferente, tan diferente como componer música de concierto o música para cine. Componer y dirigir no tiene nada que ver, son dos oficios, relacionados con la música, pero no tiene nada que ver.

En la película “Verbo” colaboraste con el cantante de rap Nach. ¿Cómo fue trabajar con él?

Pues fue muy fácil y debo reconocer que a priori no lo veía muy bien, tampoco conocía a Nach ni el mundo del rap. Pero el director de la película (Eduardo Chapero-Jackson) era amigo de Nach y me dijo que era un tipo muy simpático y agradable. Estuve escuchando sus canciones en Internet y me gustaron mucho los textos, después me encontré con él y fue muy fácil la colaboración. Es un hombre muy interesante, es más un poeta que un rapero. Y además me dijo que usaba bastantes estilos como jazz, música clásica… Me encantó, fue una experiencia muy bonita. Siempre hay que estar abierto a las cosas y no tener nunca límites que, por desconocimiento, no conoces un mundo como es el del rap, por ejemplo. Del rap sólo conocía la parte urbana, negativa y violenta que no me gustaba tanto y, a través de ésta experiencia, me interesé más por el mundo del rap. Nach me dijo algunos nombres y empecé a escuchar cosas muy interesantes. Siempre hay que buscar lo positivo.

Y, precisamente, te nominaron al Goya por la canción que hiciste con Nach.

Si, (risas) mis amigos me decían: “Pascal, vas a ganar el Goya por una canción rap”. Pero fue muy divertido, una experiencia muy bonita.

En el panorama actual cinematográfico, ¿crees que el compositor recibe el reconocimiento que merece?

No, yo creo que estamos en un momento muy difícil. Hay poco trabajo fuera de las series de televisión, incluso en el cine son las televisiones las que mandan ya que son las productoras. Yo creo que hay más trabajo en el mundo de la televisión y series, lo que permite a muchos compositores trabajar, y está bien. Pero hay menos trabajo creativo y menos trabajo en cine. Éste mundo está cambiando mucho, no hay que lamentarse que cambie, pero no es fácil para la gente que viene a apuntarse a esto. Sería un poco largo de explicar, pero pienso que, en general, la posición del músico en la película ha perdido mucho peso porque a algunos no les interesa tanto que tengamos capacidad de control. Es un terreno complicado el de la música en el cine porque es un mundo que el director no controla. Puede controlar el montaje, la dirección de actores, pero la música es un lenguaje muy particular, muy difícil de hablar. Es difícil decir “yo quiero una música romántica o nostálgica”, ya que para cada uno significa algo distinto. Es muy complicado hablar de la música y definirla, los directores no saben cómo manejarla y es, en parte, la raíz del problema de que el trabajo musical haya perdido mucho de peso en el cine en general. 

Y, sin embargo, la música tiene el poder de, o hundir una película o hacerla grande.

Puede no subir la calidad de la película pero no creo que pueda hundirla. El público no es tan reactivo a la música, los músicos y especializados si, pero el público en general no es tan sensible a la música para decir que una música ha hundido a una película. Si la película está bien funcionará con música y sin música. Al revés también puede suceder: una música muy buena no puede salvar una película que no funciona. Nunca se ha visto esto, aunque en algunas ocasiones se resalta una buena música sobre una decepcionante película, pero esos son maneras de valorar las cosas muy personales, cada uno tiene su visión. Ahora somos muy radicales al decir que una película es mala sin explicar el porqué ni dar ningún argumento. Cada uno tiene sus preferencias, a algunos les gusta el cine de acción, otros el cine de autor, cine experimental y la música es lo mismo. Yo creo que hay que ser un poco más respetuoso en todo esto.

Hablando de cara al futuro, ¿estás trabajando actualmente en algún proyecto?

Si, ahora estoy con una película del equipo que hizo “Loreak” que se llama “Aundiya”. Es una película sobre un personaje real que existió en un pueblo del País Vasco durante el siglo XIX: el Gigante de Altzo, un hombre que medía dos metros cuarenta y que lo pasearon por las capitales y ferias, no como un monstruo, pero sí como un coloso. La película no es un biopic pero va centrada en éste personaje. Y éste es el proyecto que estoy haciendo, lo grabaremos en julio con la orquesta y ahora estamos trabajando con los directores.

Mucha suerte en el proyecto, Pascal. Y ya para acabar, una pregunta más personal: ¿qué consejos le darías a alguien que se quiere dedicar al mundo de la composición para cine?

Pues yo, el consejo que doy, es que si quieres entrar en ese mundo hay que hacer. La única forma de entrar en lo audiovisual es hacer cosas. Puede haber algunos casos de gente que son apoyados por otros pero, en general, éste mundo funciona porque alguien ve algo que has hecho y le gusta. Puedes tener un diploma de lo que sea pero no hay una escuela que te vaya a dar trabajo. Por tanto, yo aconsejo a la gente que haga cosas aunque al principio puede que trabajes gratis, de apoyo, a veces cobrarás algo y a veces no, pero esa es la única forma de tener un curriculum y referencias. Hay que proponerse a amigos, escuelas y hacer, y hacer, y hacer. Estar abierto, hacer cosas diferentes, así es la única manera de entrar en éste mundo.

Es un oficio parecido al de los artesanos de antes que aprendían con un maestro, no te estoy diciendo que trabajes junto a otros compositores, aunque puede venir bien. Pero en resumen, hacer cosas, cortos, documentales, proponerse ideas, escuchar mucha música, escuchar de todo, ver mucho cine, preguntar, como haces tú ahora mismo, a gente que trabaja en esto… Y yo creo que, a partir de ahí, si realmente te involucras en esto en algún momento habrá alguien que diga “ahí hay algo, voy a trabajar con él”. Y realmente sucede, no conozco a ningún compositor que quiera dedicarse a esto y no lo haya conseguido, aunque una cosa es trabajar y otra cosa tener un Oscar, pero la clave es el trabajo

Yo he tenido a gente bastante joven que venía a algunas master class que he dado con la estética “hollywoodiana” de John Williams, eso está muy bien. Pero antes de poner esa música en un corto que vas a hacer tienes que pensar en qué música vas a poner. No es solo demostrar tu capacidad como compositor lo que interesa a los directores y a los del mundo del cine, sino cómo tu música funciona con el cine, no lo virtuoso que eres. Los que venían a mi master class le metían una música muy bien escrita pero que no tenía nada que ver con la película y esto en el hecho de trabajar en el cine es lo peor. A veces cuatro notas musicales son más importantes que cuarenta.

 Os invitamos a conocer  más sobre este compositor a través de su página web.

Pascal Gaigne Website

Sigue Garcia Brothers en:

Twitter

 Facebook

Instagram

 Youtube 

Entrevista a Frank T – Garcia Brothers – 2017 ©

Aquí os dejamos nuestra entrevista a Frank T. Donde nos habla entre otras cosas del impacto que tuvo en él la música de Public Enemy. 

Os invitamos a conocer a uno de los pioneros del rap español a través de esta entrevista que nos brindó para nuestra web.

Sigue Garcia Brothers en:

Twitter

 Facebook

Instagram

 Youtube 

Photo Gallery, Short Film “Waves” – By Garcia Brothers – 2016 ©

_mg_3714-copia

garcia-brothers-org-waves-photo-gallery-38

José María Onrubia "Assassin IV"

Juan José Martinez "Assasin II"

img_20160919_144258-1

garcia-brothers-org-waves-photo-gallery-10

garcia-brothers-org-waves-photo-gallery-12

garcia-brothers-org-waves-photo-gallery-19

garcia-brothers-org-waves-photo-gallery-21

garcia-brothers-org-waves-photo-gallery-24

garcia-brothers-org-waves-photo-gallery-33

WAVES

Written, Directed and Produced by Roberto y José Luís García (García Brothers).

Already at festivals, on the network next 2018 

More about “Waves” on:

Twitter

 Facebook

Instagram

 Youtube 

Cortometraje “Ondas” (Galería de Fotos) – Por Garcia Brothers – 2016 ©

_mg_3714-copia

García-hermanos-org-ondas-foto-galería-38

img_20160919_144258-1

José María Onrubia "asesino IV"

Juan José Martínez "asesino II"

_mg_3740-copia

García-hermanos-org-ondas-foto-galería-12

García-hermanos-org-ondas-foto-galería-19

García-hermanos-org-ondas-foto-galería-21

García-hermanos-org-ondas-foto-galería-24

García-hermanos-org-ondas-foto-galería-33

ONDAS

Escrito, Dirigido y Producido por Roberto y José Luis García (García Brothers).

Estreno Enero de 2017. 

Más sobre “Ondas” Entrando en:

Twitter

 Facebook

Instagram

 Youtube 

 

 

“Genesys”, la máquina que ahorra hasta un 80% en la factura de la luz – 2016 ©

Tras este vídeo explicativo les mostramos nuestro encuentro con su inventor, que de manera anónima, amablemente accedió a una entrevista transcrita.  

En España hay grandes apoyos a la privatización del sector eléctrico, mientras que en Alemania están recuperando la gestión pública de sus redes eléctricas, demostrando incluso que la gestión ciudadana es técnicamente posible y, en muchos casos, mejor que la iniciativa privada. ¿Funcionarían éstas mejor si estuvieran en manos de los propios municipios? ¿Sería más fácil abordar objetivos como el desarrollo de energías renovables o unas tarifas eléctricas razonables en vez de la maximización del beneficio privado?

“Evidentemente que todo esté a través de un ente público siempre va a dar más beneficio para todo el mundo. Si hay una empresa privada siempre hay un ánimo de lucro. Se supone que las entidades públicas están para el beneficio del ciudadano, no para el beneficio de unos pocos. Si las entidades públicas se tomaran enserio las energías renovables seguramente no habría tecnología como la mía, habría tecnologías mejores que la mía. Ahí tenemos el caso de Nikola Tesla. Cuando al final sus patentes se ocultan y no interesan a nadie, muere en un hotel y lo primero que se preocupan es de quedarse con las patentes”.

¿Por qué la Wardenclyffe no le interesaba a las eléctricas? ¿Porque no tenían un control del consumo?

“La tiranía que hay ahora mismo en cuanto a las eléctricas es evidente, suben e imponen impuestos sobre el Sol con la coayuda de los entes públicos y no nos permiten respirar a los demás, siempre para el beneficio de unos pocos. Aquí las actividades de los gigantes energéticos gozan del visto bueno del Gobierno, ¿por qué crees que aún así grandes empresas energéticas como las alemanas no quieren seguir en España y prefieren optar por las renovables? Que las empresas eléctricas alemanas estén yéndose del país no significa que no estén comprando los grandes parques solares, ese es el negocio ahora mismo. Por eso le interesaba al señor Soria vender la energía renovable como una energía con un respaldo, porque al final estaba propiciando, de una manera indirecta, que los españoles que habían hecho inversiones en grandes parques solares y parques eólicos vendieran muy por debajo del coste a las empresas alemanas y francesas. Por eso le interesa a ellos, es un negocio oculto, es donde ganan dinero. Por eso el señor Soria es quién es y su mujer es quién es”.

Pero en España hay más de un centenar de comercializadoras libres. ¿Por qué aun así el monopolio de los cinco grandes suministradores eléctricos es tan aplastante? Porque mientras que estén los políticos en los consejos de administración siempre se verán beneficiados en ello.

“Las compañías eléctricas no dejan de ser lugares de retiro dorado de políticos que han beneficiado antes con leyes a las eléctricas para después sentarse en su sillón. Ahí tienes al señor Soria. ¿En qué compañía eléctrica se va a sentar el señor Soria? ¿Van a echar a la mujer del señor Soria de la eléctrica? Lo van a adorar. ¿Poner un impuesto al Sol? ¿Me obligas por ley a poner unas placas solares por las que después me obligas a pagar un impuesto? ¿En qué país vivimos?”

El pasado junio salió a la luz una noticia sobre un hombre que inventó una máquina que es capaz de generar agua en el desierto, precisamente de aquí, de El Viso del Alcor. ¿Está la investigación comenzando a romper unas barreras que antes no le convenía a los grandes monopolios que se atravesasen?

“Exactamente. Dicen que la falta de recursos te ayuda a buscar nuevos horizontes. Altecfrío, que es la empresa que me comentas, evidentemente rompe barreras, pero está en la misma tesitura que la mía. Aquí lo que pasa es que hemos sabido reunirnos y agrupar grandes empresas de renombre mundial. Por eso las eléctricas no pueden pisarnos realmente, sino hubieran sacado cualquier impuesto directo o indirecto sobre nuestra tecnología. Pero tecnología como la de Altecfrío evidentemente hace falta en el mundo y gente como ellos que piense en ayudar a los demás y no solamente en el bolsillo”.

He leído que incluso tienen ya encargos hasta de Namibia…

“Exactamente. ¿Cómo es posible que en empresas como la mía los principales clientes sean clientes VIP, que son los que tienen más dinero e incluso manejan el petróleo? ¿Por qué son los primeros que pagan? Porque al final siempre viven de explotar al pobre y eso a los políticos les interesa. Ahí tienes a la señora Díaz, que no ha querido tratar la proposición de ley de Podemos sobre la eficiencia energética. ¿Por qué? ¿No se entera de que hay 375.000 familias en España pasando penurias y no pueden encender ni un solo calentador para calentar el biberón de un niño? ¿No se le cae la cara de vergüenza? A mí sí se me cae cuando veo que no pueden pagar ni 60 euros de luz que no es ni de lo que consumen, sino por la potencia contratada. ¿Ellos no tienen derecho pero ella sí lo tiene a cobrar dietas?”.

¿Por qué has rechazado ofertas millonarias por la patente?

“Porque sino al final no llegamos a ningún lado. Mi espíritu, mi forma de pensar y mis ideales no me permitían aceptar ese tipo de ofertas, ofertas que son insultantes. Si hay gente pasando hambre en el mundo, ¿por qué me ofrecen a mí esas cantidades? ¿Por qué en vez de prohibirlas o ponerle impuestos no las fomentan? Ya no digo a un trabajador, sino a gente que está en riesgo de exclusión, a gente que no puede calentar un simple plato de comida. El problema es que si los investigadores seguimos aceptando o poniendo precio a una tecnología, al final no llegamos a ningún lado y seguimos en la misma mierda. Esa es la realidad”.

Entonces, ¿crees que tu forma de actuar debería servir de ejemplo para conseguir un beneficio más global?

“Es que nos beneficiamos no solo en lo económico sino para el planeta que vivimos. Nos estamos cargando el planeta, nos guste o no. Hay vertientes en la investigación que dicen que es un cambio cíclico y otras que es por culpa del ser humano. Yo creo que si no es por culpa del ser humano, el ser humano sí que lo está acelerando. El deshielo, las enfermedades… No somos conscientes del cómo por la energía te suben…Sacamos el biodiesel pero te encarecen el precio del pan, pero ¿en qué mundo vivimos? ¿Qué venimos a aplastar al pobre? Ya lo decía Rockefeller: “Somos doscientas familias las que manejamos el mundo y el resto es ganado”. No podemos seguir por ese camino, estamos abocados a hacer un cambio drástico o esto no nos dura ni cincuenta años”.

A nivel de usuarios, ¿qué diferencias pueden existir entre la comercialización privada y la comercialización pública de la máquina?

“Pues la comercialización pública al final significa que está subvencionada por el Estado, que al final es lo mismo que están haciendo con las eléctricas pero en esto ¿en qué se podría haber beneficiado? ¿Coste del kilovatio-hora? O sea, estamos hablando de que lo estaríamos dejando cerca de a un céntimo el kilovatio-hora frente a los doce o catorce que están cobrando las eléctricas, estando subvencionadas por el Estado. Y no solo esto, sino que personas que a lo mejor dependen de un suministro eléctrico para la supervivencia, como personas enfermas con aparatos respiratorios, les aseguran dicho suministro eléctrico. Multitud de personas que lo están pasando mal a las que esta tecnología no solo se lo deja a un precio muy, muy barato sino que también les das acceso a otro tipo de tecnologías que dependen de esa energía. No digo que no ganemos, sino que vamos a ganar justamente y de una manera lógica y racional, no gastar y gastar porque como lo está pagando el padre Estado no pasa nada. ¿Por qué no cogemos a los desempleados, les damos una formación y un puesto de trabajo y construimos esas máquinas? Eso ha pasado en las empresas públicas. Ahora qué pasa, ¿al estado le interesa la empresa privada? ¿Por qué? Que quiten diputados y den de comer a los pobres. Ese sería el beneficio, crear una sociedad más justa, más solidaria, más equitativa y entonces el desajuste que habría entre clase baja y clase media sería menor. La economía tiene que entender que tiene que dejar paso a las nuevas tecnologías”.

Habéis dicho que la máquina costaría en torno a unos 7.000 pero que queréis adaptarla a uso doméstico para hacerla más accesible reduciendo el precio y el tamaño. ¿Cuánto tiempo ha de pasar para que la máquina nos resulte rentable?

“Nosotros calculamos que al año estaremos en un precio en torno a los 1.500 euros, lo que significa que en un plazo máximo de dos años no llegará ni a 500 euros, porque nuestra política económica no se define en ganar dinero solo con una máquina sino con un mercado. Tratamos de que al final el usuario se vea beneficiado. Al año estaríamos dejando el kilovatio a 0,05 céntimos, un precio razonable, porque al final lo que se genera con la energía son infraestructuras del Estado que se revenden a las cinco grandes compañías, que ellas mismas comercializan y nos lo vuelven a vender a nosotros. Ese es el negocio. Pagamos una doble imposición en el transporte de la energía. ¿Nadie se da cuenta?”

¿Y la vida útil de la máquina?

“Setenta y dos años de vida. CATIA, el mismo software que diseña Airbus, te da setenta y dos años de vida, con un mantenimiento preventivo que no llega a 20 euros”.

La empresa ha manifestado que todos los sistemas trabajan con dispositivos modulares que aseguran que, en caso de fallo, no se interrumpe la alimentación, sino que se reduce la potencia suministrada. ¿Significa esto que se acabaría con los molestos apagones?

“Exactamente. La función SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida) que tiene nuestro sistema es envidiable porque los SAI a día de hoy son de dos horas. Con nuestra nueva modalidad ampliamos un SAI en un tamaño lógico de dos días, sin modificación de pautas de consumo, con lo cual todo lo que tenga que ver con salud estaría garantizado, por eso nuestro sistema es pionero en el mundo”.

¿Cuánto tiempo habéis tardado en desarrollar la máquina?

“En 2012 se montó el primer prototipo y hasta febrero de 2013 no se terminó la máquina en su correcto funcionamiento. Después por fases hemos tenido más de cuatro prototipos y además no paramos de desarrollar la máquina. En 2018 no llegará a ser más grande que el tamaño de una cajetilla de tabaco y en el 2020 será solo una tarjeta de energía”.

Además, Genesys no es compatible solo con instalaciones energéticas convencionales sino también con las energías renovables…

“Exactamente, nuestra tecnología es amigable al cien por cien que viene a sumar y nunca restar. La solar y la eólica, que tienen un problema al ser una energía de poca disponibilidad, las convertimos en energías de alta disponibilidad, con lo cual es un sistema que siempre suma, sea solar, eólica o térmica”.

Dicen que la batería Tesla también contribuye a un ahorro energético importante. ¿Qué diferencia a Genesys de la batería Powerwall?

“La Powerwall tiene varios problemas: primero no incluyen los módulos de carga con lo que hay que sumárselos al coste, segundo que no tienen módulos electrónicos de potencia, eso significa que la ondulación no puede conectarse directamente a la red y hay que comprar o un inversor o un ondulador y tercero que las baterías son de litio y tienen efecto memoria, como en los móviles. Además, Tesla tiene 33.000 pedidos pero no han montado ninguna máquina ni nadie la ha visto, todo el mundo ha visto una foto. Nosotros invitamos a todo el mundo a que venga a ver y medir la máquina. Estamos hablando de un tangible. ¿Tesla por qué lleva tantos años retrasando su salida? En los últimos tiempos el Gobierno está siendo muy duro con los avances energéticos como este. Ya han emitido incluso un decreto para imponer sanciones a los usuarios de baterías Tesla o placas solares”.

¿Temes que Gobierno y grandes eléctricas acuerden un decreto que frene el desarrollo o la comercialización de Genesys?

“Es algo que no es muy descabellado. Evidentemente la bola está en el bombo, pero no podemos asegurar nada. ¿Qué están haciendo todo lo posible? Pues sí, porque estamos saliendo en los cinco continentes y no les quedará más remedio que, ante la evidencia, permitirlo. ¿Qué es lo que hacemos? Acuerdos con multinacionales como Westinghouse con los que intentamos que no nos puedan cortar el paso con la facilidad que se lo han cortado a la batería Tesla. Tienen que entender que nosotros generamos energía con energía y que no nos tienen que ver como un enemigo, sino como alguien que viene a ayudar a las personas”.

Quieren inculcarnos el dicho de que “todo está inventado”. Esta afirmación parece más infundada por las grandes empresas que por la propia población. ¿Cree que es una manera contraproducente de fomentar el desarrollo?

“Evidentemente. Siempre en las facultades nos han delimitado nuestro pensamiento. El otro día hablaba con un catedrático de química y le preguntaba “¿el movimiento perpetuo existe?”, porque son dos cambios de conceptos, porque yo entiendo por perpetuo el tiempo desde que yo llego a este planeta hasta que dejo de existir, si ese movimiento no se ha parado, para mí es perpetuo, no eterno. Son conceptos muy diferentes. El eterno significa que nunca parará pero en el perpetuo no lo puedo asegurar. En esto me pueden decir miles de cosas, pero tenemos que entender los estudios académicos como una guía, no como una ley inmutable. Estamos tomando teorías como la de la relatividad como una ley inmutable pero no es una ley, es una teoría y la teoría no está demostrada”.

Para finalizar, cada vez hay más material y conocimientos para potenciar la investigación pero en cuanto al uso de energías parece que se frenan dichas investigaciones. Quizás esté volviendo a suceder más que nunca el fenómeno de principios del siglo XX, que deba ser el ciudadano y no las grandes empresas el que desarrolle los nuevos avances.

“Ahí tenemos la famosa vacuna para los enfermos de hepatitis. Un laboratorio que tiene la patente no permite a los estados fabricarlos, siendo un beneficio para el ciudadano. ¿Cuando interesa económicamente es un beneficio para el ciudadano y cuando no interesa, no? ¿Rescatar bancos es un beneficio ciudadano pero rescatar vidas no? Al poder que maneja el mundo no le interesa que salgan tecnologías como la nuestra. Evidentemente hay gente que se arriesga y gente que no se arriesga. Nosotros si somos un poco rebeldes y por eso llevamos este proyecto y esta empresa hacia adelante. Si nosotros estuviéramos en nuestro sano juicio seguramente ni nos plantearíamos luchar contra lo que luchamos porque es una lucha contra un gigante o incluso matagigantes. Han estado beneficiando a las placas solares para después imponer impuestos, y la realidad es que al final para que los mismos sigan manejando el poder. Al poder le interesa seguir manejando ese poder, sentado en su sillón, fumándose su puro y viendo como ganar dinero exprimiendo a los mismos de siempre. Por eso no interesan las facultades, por eso no interesa el conocimiento humano y fomentan el borreguismo. Esa es la realidad de la sociedad en la que vivimos, al menos en España. Por eso nuestra tecnología se vende en los cinco continentes antes que en España, ¿por qué? No interesa a las eléctricas y es más fácil el insulto barato y no dar ni la oportunidad. Así que España siempre será la última porque aquí somos los más listos y porque interesa el señorito comiendo gambas en la caseta y el ingeniero trabajando en ella cobrando 4 euros a la hora, mano de obra barata. Esa es la realidad”.

Trabajo realizado por Garcia Brothers, Luis M. Mendoza y José Gordillo, de Backstage Magazine.

Más información en: Energeed